Entre probable y posible




ORLANDO GIL

orlandogil@claro.net.do

 Si los candidatos estuvieran holga­dos en la preferencia, como ha­cen creer con encuestas, bajaran un poco la guardia, moderaran el tren de pelea y no fueran tan an­siosos. La estrategia de segunda vuelta obliga a guardar harina para el probable pan a fina­les de julio, y sin embargo, se hace lo contra­rio.

Se dilapida lo mucho y lo poco, como si no se fuera a necesitar de nadie, y cada cual librarse a su propia suerte. La única experien­cia de doble ronda aconseja precaución.

Lo de que el tercero apoya al primero no es lo que se conoce, y el fatalismo en política no es regla, sino excepción. En el 1996 el tercero se asoció al segundo y burlaron al primero.

La circunstancia impuso normas, y más pudo el temor y el rencor que la bondad y la noble­za. Aunque igual un juego equivocado.

No siempre es fácil separar el grano de la pa­ja, y el PRD de entonces, o el candidato Peña Gómez, no supo que en campaña lo político va primero que lo personal.

En la actualidad se pierde de vista que segun­da vuelta es juego nuevo, y nada puede darse por predeterminado. Mucho más que la clasi­ficación es una guerra en tierra de nadie.

Extrañamente, y por culpa de los sondeos, la segunda vuelta preocupa más que la prime­ra. Y no debiera. Los momentos son diferen­tes, y lo primero debe ser lo primero.

 

Lo segundo siempre se dará por añadidura.

 

Entonces ese juego de acercarse, de hablarse, de voltearse y de distanciarse resulta riesgo­so, pues, contrario a la ruleta, no dependerá de suerte, sino de estado de humor.

De que uno de los dos posibles esté confesa­do y el tercero quede cerca de una iglesia y un cura dispuesto a dar la absolución.

Se conoce el discurso público, pero no el ma­nejo privado, y el 911 reanima, pero no cura, ni trata a profundidad el malestar.

Los tormentos por estos días se deben a una exploración fallida, o por lo menos contraco­rriente: Amarrar desde ahora lo que sin duda es más probable que posible.

 

 

 

 

 

 


Publicar un comentarioDefault Comments

emo-but-icon

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

LAS MÁS DESTACADAS

EL TIEMPO

item