Un Trono diseñado para el Rey


Trono - Wikipedia, la enciclopedia libre

¿Tenemos nuestros corazones preparados para que Jesús reine con total autoridad?

Leyendo el Salmo 51, el versículo 10 captó mi atención. A la vez que meditaba y reflexionaba acerca de este capítulo y de este versículo, me pregunté; ¿está mi corazón preparado para que Dios pueda gobernar y reinar con toda autoridad en mí vida, en mis pensamientos y mis acciones? Esto en realidad me puso a pensar en qué cambios yo tendría que hacer para que Jesús  pueda sentirse a gusto en el trono de mi corazón.

Muchas veces nuestros corazones no están bien mantenidos y podemos acumular una serie de sentimientos, pensamientos, odios, venganzas, malos momentos y buenos también, pero no tenemos en orden nuestras ideas ni nuestro corazón.

La mayoría de las veces está todo desorganizado y desordenado. Dejamos que esas cosas que han pasado en nuestras vidas reinen en nuestros corazones y no le damos a Jesús el total control para que Él se siente a gusto en nuestra vida y en nuestro corazón. No dejamos que Él nos moldee ni que nos sane de toda ruptura que nos ha dañado y nos sentimos que estamos rotos.

Jesús es especialista en restaurarnos y sanarnos de toda herida; no solo física sino también en nuestras emociones y nuestros sentimientos que se han acumulado por años y que no nos acordamos que sufrimos, pero que están allí ocupando espacio en nuestro corazón.

Esto es parte de lo que no tan solo nos impide ser sanados, también nos impide el darle a Jesús la autoridad de sanarnos; de restaurarnos. Esto me recuerda lo que Jesús nos dice en Jeremías 29:11, Pues yo sé los planes que tengo para ustedes —dice el Señor—. Son planes para lo bueno y no para lo malo, para darles un futuro y una esperanza" ¿Si Él  lo dice, por qué no creemos que con Él y en Él, podemos estar seguros y podemos confiar?

Aceptando la ayuda de Jesús

Cuando permitimos que todas esas cosas se nos acumulen en nuestro corazón, el proceso de limpieza, de ordenar y restaurar se torna más difícil y aún más doloroso. Pero Dios en Su infinita misericordia nos ayuda en el proceso si se lo permitimos. La Biblia nos dice en Ezequiel 36:26, "Les daré un corazón nuevo y pondré un espíritu nuevo dentro de ustedes".

Nosotros mismos no podemos sanarnos ni restaurarnos pero Jesús sí lo puede hacer. Cuando permitimos que Jesús entre a nuestro corazón, le aceptamos como nuestro único Salvador y le pedimos que tenga el señorío sobre nuestras vidas y nuestra voluntad, entonces sucede lo que anhelamos; ser sanados.

El proceso de restauración del trono de Jesús en nuestro corazón es un proceso de morir a nuestro yo. Habrá cosas en nuestra vida que son difíciles de sacar pero Jesús tomará el tiempo de hacerlo porque Él desea un trono limpio. Él desea que podamos correr hacia Él sin tropezarnos. Él demanda que nada ni nadie tome Su lugar como nuestro primer amor.

Jesús está listo a que le devuelvas Su trono. Él está listo para que aceptes el reto de ordenar cuidadosamente el cuarto de Su trono y permitir que Él tome residencia permanente. ¿Estás listo TÚ para darle Su debido lugar en tu vida?.

 

 

 

 

 

 

Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio y renueva un espíritu fiel dentro de mí.

Salmos 51:10






Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio y renueva un espíritu fiel dentro de mí.

Salmos 51:10

Related

opinion 3886095742898415599

Publicar un comentarioDefault Comments

emo-but-icon

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

LAS MÁS DESTACADAS

EL TIEMPO

item