Solidaridad con Cuba, amor de humanidad…

 


Por: Columnista de Barrigaverde.net | 8:26 AM

“Te molesta mi amor, mi amor de humanidad/ y mi amor es un arte en su edad”. Son versos del cantautor Silvio Rodríguez, y vale colocarlos al lado de la cifra de mortalidad infantil en Cuba (4.9 por cada mil nacimientos en el año 2020, más baja incluso que en muchos países industrializados).

“Te molesta mi amor, mi amor de humanidad”, hay que decirle a un poder mediático que en menos de 48 horas difundió la mayor cantidad de fotos y de escenas falaces, fotos de abusos cometidos en Colombia (casa matriz del mercado de mercenarios en América Latina, dicho sea de paso) y atribuidos en sus diarios y emisoras a la Policía de Cuba.

Ante las imágenes de manifestaciones masivas en Egipto o en Cataluña que los diarios presentaban como multitudes que protestaban en el malecón de La Habana, no faltó quién preguntara de dónde salió tanta gente.

Joe Biden, quien como presidente de Estados Unidos y como ciudadano ha dado enorme apoyo a Israel sin importar la sangre de los niños palestinos, dijo que respalda las protestas en Cuba y pronunció frases altisonantes sobre respeto, libertades, democracia y demás ingredientes de una palabrería a la que jamás ha recurrido para referirse a la fuerza policial que ahogó al negro George Floyd, o a las tropas que hirieron al dirigente revolucionario Filiberto Cruz en Puerto Rico y no permitieron que alguien se acercara al lugar de los hechos hasta que murió el herido.

A las palabras de Biden hizo referencia el pasado lunes el alcalde de Miami, Francis Suárez (hijo del apátrida Xavier Suárez), para pedir que Estados Unidos intervenga en Cuba “de la forma que sea”. Desde una posición cercana a la de Francis Suárez, otro apátrida gritaba: “Los comandos F-4 te agradecemos y te apoyamos”.

Hay que decir que el llamado Comando F-4 surgió en la primera mitad de la década de 1990 como un desprendimiento del grupo Alpha 66, conocido en República Dominicana por su participación en tramas contra izquierdistas y dirigentes populares a las cuales se vinculaba por estar relacionado con los grupos dirigidos por el siniestro general Enrique Pérez y Pérez (recientemente fallecido). El creador de los comandos F-4, Rodolfo Frómeta Caballero, entendía que Andrés Nazario, desde Alpha 66, hablaba mucho y actuaba poco.

Ya se sabe que quieren desestabilizar a Cuba los grupos que pretenden arrebatar al pueblo cubano las conquistas que el criminal bloqueo impuesto y mantenido por Estados Unidos no le han impedido alcanzar.

A Francis Suárez no le avergüenza el aplauso de F-4, porque ha recibido su apoyo electoral. No es extraño, entonces, que invoque a Biden, y al mismo tiempo pida convocar a la Organización de Estados Americanos (OEA) y acudir al descaro de su secretario general, Luis Almagro.

Días después de la desafortunada perorata intervencionista pidió considerar seriamente bombardeos a Cuba.

El desacreditado senador Robert (Bob) Menéndez, más cauto al pronunciarse, pero con la misma carga de perversidad, dice que Estados Unidos no contempla enviar tropas a Cuba.

No desperdicia, sin embargo, la oportunidad, y habla con la prepotencia de un servidor del poder imperialista: “Seguiremos tratando de ayudar al pueblo cubano directamente de la forma que podamos para que su lucha por la libertad sea alcanzada de una vez por todas.

El único embargo que existe es el embargo del régimen en contra del pueblo cubano y ya es hora de que termine”.

No utiliza la palabra bloqueo, porque le resulta incriminatoria.

Existe el bloqueo que impide que lleguen a Cuba las jeringas necesarias para acelerar el proceso de vacunación y que alimenta el desabastecimiento contra el cual se manifiesta una parte de los participantes en las recientes movilizaciones y del cual se aprovechan ciertos grupos para presentar como nuevo lo que es ya viejo, gastado y merecidamente desacreditado.

El nivel de educación de la población cubana (otro logro que quieren minimizar apátridas y renegados) ha impedido que la manipulación mediática gane la apuesta en la cual no le importó poner en garantía un prestigio que además de inmerecido se desdibuja bajo el lodo de las “fake news” y de los montajes de mal gusto.

Desde la conciencia y desde el amor de humanidad, hay que citar de nuevo al cantautor: “… Y digo que el que se presta para peón del veneno/ es doble tonto y no quiero/ ser bailarín de su fiesta”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Related

opinion 7180471639349346030

Publicar un comentarioDefault Comments

emo-but-icon

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD


LAS MÁS DESTACADAS

EL TIEMPO

item