El sueño infeliz de Danilo Medina

 



Por LUIS ENCARNACION PIMENTEL

Fecha: 13/02/2022

Comparte:

En su última salida -no a la calle, sino a una reunión con beneficiarios de su régimen que le siguen a ciegas- el expresidente Danilo Medina proyectó la imagen de un sueño político que, sumado posibles ronquidos o pesadillas que le pudieron haber acompañado, dista mucho de perfilar algo que a corto plazo pudiera traducirse en palpable realidad electoral.

Con todo y el dicho de que “en política no hay nada escrito” y de que “hay mucha gente que olvida muy pronto”, la verdad es que hay manchas, faltas y fallas de políticos y de gobernantes que no las borran ni el tiempo ni posibles o reales errores de los sucesores en Palacio y en el mando.

Azuzar al incauto y sufrido pueblo contra quien gobierne porque la inflación e incontrolados factores externos hayan disparado los precios, no reivindica, para nada, a los que fueron echados del poder por sus malas acciones, ni les exonera de culpas de fechorías que el Ministerio Público le atribuye y quiere que paguen con cárcel, por lo que mal pueden pretender ser opción en el 2024 o “despertar esperanza” en alguien que se respete por todos estos tiempos (¿).

Se entiende que, como políticos y como oposición al fin, Medina y compartes tienen que defenderse, no echarse a morir y hasta contraatacar, pero hay algunas formas que guardar y algunas delicadezas que obligan.

Por ejemplo, al Medina decir que cuando la Junta llame a seleccionar precandidatos, “el que surja, ese será nuestro candidato”, ¿quién en el PLD o fuera de éste le podrá creer y tomarle la palabra esta vez, después de la jugada aquella de la campaña interna, cuando invitó a varios de los que aspiraban a sucederle a que se “lanzaran”, y en el camino le sacó de la manga a Gonzalo Castillo, despertando la crítica amarga del finado Reinaldo Pared y de Amarante Baret?

Aspirar o soñar no cuesta nada, pero buscar un candidato (a) en un PLD desacreditado y muy cuestionado para competir con Leonel y con Abinader sería, además de otro sueño tortuoso, exponerse a un papelazo en las urnas.

Pero, además, por más cara que estén la gasolina, la comida y otras cosas que el gobierno no produce, ¿qué duende o inanimado fue el que le dijo a Medina en su profundo sueño que: “el pueblo quiere que vuelva a gobernar el PLD”, y que “las condiciones están dadas” para que el partido morado que él lidera “vuelva al poder en el 2024”? (¿).

Es muy temprano para hablar de cosas salidas de sueños; para adelantar que habría segunda vuelta electoral o de que hay condiciones dadas para algo; mucho menos para que en el 24 vuelva el PLD, por su historia reciente y por los casos y las cosas pendientes (¿).

çRespecto al sueño de Danilo, José Gell escribe que este quiere ahora que el PLD vuelva al poder, pero olvida que fue él quien creo todas las condiciones para que la organización perdiera el poder en el 2020. «Es como si hubiera trabajado desde el poder para que ganara la oposición”, escribe.

Y recuerda: ”Impuso unas primarias en el seno de su fracción que fue una vergüenza, toda una demostración de que no tiene vocación democrática. además, le cerró el paso a su antiguo compañero Leonel Fernández, quien le allanó el camino para que ganara en el 2012 y maniobró para que se escogiera el peor candidato presidencial que podía tener el PLD para enfrentar la candidatura pujante de Luis Abinader.

Es decir, que apostó a la división de su partido y a la peor candidatura, ante el hecho de que no pudo repostularse. ¿Y en esta ocasión, Danilo se mantendría neutral en la competencia interna de su partido, cuando son más quienes dudan que eso ocurra?”.

Recordar no es soñar, es refrescar hechos y realidades tristes, para que no se repitan.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Related

opinion 484526935440919735

Publicar un comentarioDefault Comments

emo-but-icon

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD


LAS MÁS DESTACADAS

EL TIEMPO

item