Represión como arma política



Por ANULFO MATEO PÉREZ

He dicho varias veces en esta columna, que la política de los gobiernos del PLD, cuando se trata de discernir entre las demandas del pueblo y los intereses de los que detentan el Poder, se deciden por la imposición… por la represión política, despreciando valorar con el debido  respeto los temas planteados.

Es decir, tanto Leonel Fernández como Danilo Medina, han ejercido el control absoluto del Estado para imponer sus deseos y defender sus propios intereses, así como los de todos cuantos les acompañan.

Ciertos opositores “Light”, en una actitud irresponsable y extremadamente “optimista”, que raya en el oportunismo, hablan de diálogo, consenso y concertación, “ignorando” la naturaleza del peledeismo.

Se quejan de que “la política no puede ser un enfrentamiento eterno y estéril”, cargándoles la culpa a otros; los autores de ese discurso pretenden ignorar que su materialización en este gobierno es una utopía.

La única política que se ejerce desde el gobierno es precisamente la del enfrentamiento con los sectores que integran Marcha Verde, que en las luchas reivindicativas sectoriales son hostigados sin miramientos.

Eso y no otra cosa fue el envío el pasado miércoles de mil 150 policías, para reprimir la marcha hacia el Palacio Nacional de los transportistas, que exigen la reducción de los precios de los combustibles.

Esa demostración pacífica fue anunciada con anticipación, notificada al Ministerio de Interior y Policía, informando la ruta a recorrer y donde terminaría la misma, ejerciendo derechos constitucionales.

El gobierno promueve corrupción, impunidad, caos… y desprecia con temeridad las demandas del pueblo, opuesto a sus desafueros. No creo que Danilo Medina esté en la disyuntiva que le tocó al presidente colombiano Mariano Ospina Pérez.

Related

opinion 9102605944804921707

Publicar un comentarioDefault Comments

emo-but-icon

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

LAS MÁS DESTACADAS

EL TIEMPO

item