Acto final de la farsa



Por ANULFO MATEO PÉREZ

Jamás imaginó Tito Maccio Plauto (siglo III a.c.), que en este remoto país del Caribe, “colocado en el mismo trayecto del sol”, le superarían con creces en una farsa grotesca y mordaz, como la que montó el Consejo Nacional de la Magistratura (CNM) para justificar la elección de los jueces de la Suprema Corte de Justicia.

El acto final tuvo poco impacto, porque se conocía de antemano que el presidente Danilo Medina, también presidente del CNM, igual como dijo del Congreso Nacional, él necesita “su justicia” para blindarse.

Nada nuevo en este “inverosímil archipiélago de azúcar y de alcohol”, porque Leonel Fernández, quien precedió en el poder a Medina, también necesitó de “su justicia” y eligió los jueces de “su” Suprema.

Ante tanto desparpajo grotesco y mordaz, tiene uno que recordar aquellos tiempos cuando el profesor Juan Bosch levantaba la consigna de llevar al dictador ilustrado Joaquín Balaguer a respetar su propia legalidad.


Cuando el mandadero interrogaba en la sesión del CNM a la impoluta magistrada Miriam Germán, no sabía si remontarme a un acto “pornográfico o excremental” de una farsa de la mitología del teatro griego.

Y todo continuó su agitado curso, hasta culminar con este agravio a la colectividad dominicana, como es conformar una “justicia” para continuar con la corrupción y la impunidad, sin disidencias.

Ahora, el presidente Medina dará el sablazo a la Constitución de la República, que él mismo se dio, para optar por una nueva repostulación y posible reelección, que será certificada por “su” Junta Central Electoral.

Pero esta estratagema para retener el poder puede desembocar en fracaso, sin embargo, como él es ducho en la politiquería vernácula, ya puedo otear que en la manga de su camisa tiene un as con el “plan B”.

Related

opinion 331295928323132329

Publicar un comentarioDefault Comments

emo-but-icon

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

LAS MÁS DESTACADAS

EL TIEMPO

item